Siempre enjuague las membranas con permeado RO hasta que el pH medido en el lado del de desecho esté dentro de un rango de pH de 5 a 9.  Entonces se puede proceder al enjuague con agua de alimentación hasta que el pH del agua que sale del sistema de membranas de RO sea similar al pH del agua que ingresa entre al sistema de membranas RO. La conductividad del agua que sale del sistema de membranas de RO también debe ser similar a la conductividad del agua que ingresa al sistema de membranas de RO. Ninguna espuma del químico de limpieza RO debería ser detectable. Una vez que se cumplan estas tres condiciones, se presume que el producto químico residual de limpieza RO se ha drenado en su mayoría (si no completamente) de la superficie de la membrana, y el sistema de RO se puede volver a poner en funcionamiento.